Biblioteca y Auditorio UJTL

Dirección
Calle 22A # 3-37
País
Colombia
Ciudad
Bogotá
Area
3418 mt2
Autor(es)
Arq. Daniel Bermúdez Samper
Colaboradores
Arq. Jaime Romero, Arq. Adolfo Sastre, Arq. Plinio Bernal, Arq. Mauricio Medina, Arq. Andrés Rodr
Propietario
Universidad Jorge Tadeo Lozano
Cálculo Estructural
Hernán Sandoval Arteaga y Cía. Ltda.
Estudio de suelos
Sáenz Ruiz Cadena & Cía. Ltda.
Instalación hidráulica y sanitaria
Ing. Alvaro Tapias
Instalación eléctrica y telefónica
Ing. Jaime Sánchez – SM&A Ltda.
Presupuesto y programación
Payc Ltda.
Proyecto acústico
Construcciones Acústicas Ltda.
Diseño de iluminación
Arq. María Teresa Sierra
Estudio de tráfico vertical
Ing. Rafael Beltrán
Empresa Constructora
Conconcreto S.A.
Gerencia de Proyecto

Payc Ltda.

Revista Escala – Edición Especial de Bilbiotecas 2004. Concreto – Colombia 1994-2004, Arquitectura, Ingeniería, Estética – Asocreto. Anuario de Arquitectura y Diseño 06 – Axxis – Ediciones Gamma, 2005. Revista Proyecto Diseño No. 34 – Mayo- Julio 2004. Serie Erase una vez un Edificio... por Rafael Villazón Godoy, Universidad de los Andes – Facultad de Arquitectura, 2006. Archivos de Arquitectura Antillana AAA-19, Arq 2004 Colombia, República Dominicana, Septiembre 2004. Publicaciones varias periódico El Tiempo y El Espectador. Guia Elarca de Arquitectura Tomo 4 – Bogotá Centro Histórico, 2007. Revista Mundo No. 16 – Daniel Bermudez, El Arquitecto De La Luz.

MEMORIA DESCRIPTIVA

El proyecto contempla el desarrollo de un edificio y de una plazoleta que tiene por objeto articular e integrar la Universidad Jorge Tadeo Lozano con el centro de Bogotá, revitalizando y convirtiendo en campus abierto y público lo que antes fuera un deteriorado suburbio residencial e industrial.

La composición formal del edificio resulta de sobreponer un volumen de 47 metros de ancho y fondo a otro de 40 metros de ancho y fondo, generando en primer piso un enorme deambulatorio perimetral cubierto que se extiende por los andenes de la calle 22 y la carrera 4ª. Con una altura total de 30 metros, el edificio consta de 4 grandes pisos, con alturas libres que oscilan entre los 3.4 y los 6.1 metros.

Los accesos principales y los grandes ventanales del edificio se encuentran sobre la esquina nororiental, enmarcando el imponente Cerro de Monserrate y garantizando visuales, iluminación y calor de la mañana a sus principales dependencias.

Las fachadas hacia el sur y occidente están cerradas para proteger el interior del incómodo sol de la tarde, del ruido del entorno urbano y de visuales sobre deteriorados centros de manzana. Tanto el aislamiento del ruido como el adecuado manejo de la iluminación, la acústica, la protección solar y la circulación, son las preocupaciones fundamentales del proyecto. Respuestas racionales e innovadoras a las anteriores variables garantizan una adecuada relación del espacio interior con las actividades que alberga.

Con 9.700 m² de construcción, el edificio contiene un vestíbulo general, auditorio, salones especiales, biblioteca, rectoría y sala del consejo de la Universidad.

El auditorio, ubicado en el primer nivel, puede utilizarse para música sinfónica, de cámara y eventos varios. Es un auditorio de acústica variable, que resulta del empleo de interesantes deflectores en vidrio templado y de un sistema que permite incorporar volúmenes adicionales según el coeficiente de reverberación que se necesite.

La Biblioteca ocupa los pisos 3º y 4º, comunicados entre si por una escalera y por un gran vacío sobre la esquina nororiental del edificio. Las dependencias y salas de los dos pisos manejan un esquema de estantería abierta que permite una máxima flexibilidad programática. Diversos sistemas de iluminación cenital, definen la forma de la cubierta e introducen luz a los espacios interiores sin que el sol directo afecte la lectura.

Cada planta de 2.200 m² (plantas altas) está sostenida por 9 elementos de soporte, con forma de escuadra de 3.60 metros de lado, salvando luces de cerca de 15 metros y voladizos de 3.5 metros. Por sus grandes dimensiones estos elementos estructurales delimitan salas de reuniones, albergan ductos mecánicos, cuartos técnicos, y adiciones volumétrico-acústicas en el auditorio. Tanto la estructura como los muros interiores y exteriores presentan un mismo material a la vista: concreto claro abujardado, otorgando al conjunto un aspecto luminoso, unitario y contundente.